Home About NNL About Reyap

You've successfully subscribed to Now New Life!!

Subscribe to Now New Life!

Stay up to date! Get all the latest & greatest posts delivered straight to your inbox

Grandes Resultados: La mejor experiencia de cambio de imagen de mamá

Reyap Hospital

Silvia Fernández tiene 38 años, reside en Barcelona y es una orgullosa madre de tres niños que se define como ama de casa a tiempo completo. Tan dedicada había estado a sus tareas domésticas que había descuidado un poco su figura y su aspecto en general.

Luego de cada embarazo, Silvia observó con preocupación los cambios que experimentaba su cuerpo y se prometió tomar cartas en el asunto.

El esposo de Silvia empezó a notar su descontento y se decidió a regalarle un paquete completo de Mommy Makeover en Reyap Hospital en Estambul, para el Día Internacional de las madres.

A continuación, Silvia responde algunas preguntas y comparte su experiencia antes y después de la cirugía.

Cómo cambió tu vida con la maternidad?

Antes de quedar embarazada criticaba duramente la cirugía plástica, pero después de mi segundo embarazo viví en carne propia los cambios drásticos y permanentes que la maternidad puede dejar en tu cuerpo. Era feliz con mis bebés, pero había una parte de mi vida que necesitaba atención.

Aunque me sometí a dietas estrictas y a rutinas de ejercicios extremas (en mis escasas horas libres), no logré que mi abdomen disminuyera y con la frustración vino la baja autoestima.

Mis senos –que siempre habían sido pequeños pero firmes– habían perdido volumen y firmeza de manera progresiva. Traté de no darle mucha importancia, pero mi busto estaba cada vez más caído y todos los sujetadores me sentaban fatal.

Con respecto a mi zona genital, es normal perder algo de sensación al intimar al poco tiempo de dar a luz. Pero al término de mi tercer embarazo, las secuelas fueron aún peores: mi vagina se veía bastante flácida y mi vida sexual no era la de antes, más bien, a veces sentía dolor durante el coito.

Por qué te decidiste por el Mommy Makeover en Reyap?

Todos estos cambios tuvieron devastadoras consecuencias en mi vida personal, estaba cada vez más deprimida e insegura. Primero lo hablé con algunas amigas que estaban pasando por situaciones similares, luego investigué por internet y finalmente lo hablé con mi esposo.

Él estuvo totalmente de acuerdo en que la cirugía era la respuesta y luego de ver centenares de testimonios positivos de mujeres que habían viajado a Turquía para realizarse diversos procedimientos cosméticos, nos decidimos por el paquete completo de Mommy Makeover.

Nos pareció una opción bastante integral y que se adaptaba perfectamente a mi cuadro clínico: liposucción, abdominoplastia, ampliación de mama, aumento de glúteos y rejuvenecimiento genital. Además, el Hospital Reyap cuenta con maravillosos programas de atención post-operatoria, la más avanzada tecnología y un atractivo equilibrio calidad-costo.

Cómo fue tu experiencia luego de la operación?

No podría estar más complacida, el personal de la clínica fue comunicativo y atento en cada etapa del proceso. Al despertar no sentí mayor molestia ni mareo, solo una ligera incomodad por la postura –prácticamente sentada–  y por los drenes.

Sin embargo, los cuidados recibidos por las enfermeras fueron de primera y siempre me sentí como en casa. Al volver a casa, guardé el estricto reposo y seguí todas las pautas que me habían explicado con lujo de detalle en cuanto a la alimentación, los baños, los esfuerzos y las rutinas diarias.

Cómo es tu vida después del procedimiento?

Una de las cosas que más me desagradaban era la piel flácida de mi prominente abdomen y mi ombligo expandido, que muchas veces no lograba disimular con ninguna prenda. Hoy día, a casi un año de mi operación, puedo usar cualquier tipo de bikini y disfrutar de la playa sin complejos ni inseguridades.

Gozamos de una vida sexual sana y satisfactoria y estoy tan agradecida con mi esposo por su generosidad, que estoy pensando en regalarle un trasplante de cabello para el próximo Día Internacional del padre.

A sus 34 años, Paloma García es una madre que trabaja desde la comodidad de su hogar en Sevillana, pesa 62 Kg y tiene un IMC de 18,5. Nadie creería que hasta hace un par de años esta joven debió luchar con un problema de obesidad mórbida, como resultado de severos problemas de alimentación y una vida sedentaria.

Al nacer su primer hijo, alcanzó los 110 kilos y decidió buscar ayuda. Luego de numerosos intentos frustrados, no desistió en su búsqueda hasta dar con testimonios de pacientes de Reyap Hospital en Estambul que habían logrado sus metas luego de someterse a cirugías bariátricas que –además de ser seguras y efectivas para perder peso– habían impactado positivamente sus metabolismos y procesos hormonales.

Paloma nos responde algunas preguntas con respecto al tratamiento bariátrico y a las cirugías cosméticas complementarias de su elección, así como su percepción general sobre la clínica, a continuación.

Cuál fue tu motivación para decidirte por la manga gástrica?

Mi obesidad estaba afectando negativamente todos los aspectos de mi vida, ya había probado un sinfín de dietas y ninguna había funcionado de manera definitiva; sí perdía peso, pero luego volvía a coger hasta el doble de lo que había perdido. Como último recurso, pensé en la cirugía y, luego de investigar, descubrí que Turquía constituye una de las mejores opciones en el rubro.

En la consulta preliminar con Reyap, totalmente gratis, me informaron de todas las opciones de cirugías bariátricas, me detallaron cada tratamiento y hasta me indicaron la alternativa que mejor se adaptaba a mi caso. Mi IMC era casi de 40, me sentía sofocada y fatigada todo el tiempo y necesitaba una solución efectiva, rápida y de costos no tan elevados.

Sabías en qué consistían los procedimientos?

Ya había leído al respecto porque quería una intervención mínimamente invasiva y luego de esa primera consulta me quedó perfectamente claro:Me iban a reducir mi estomago con una cirugia laparoscopica llamado manga gastrica quitando la hormona de hambre, asi podia alcanzar a perder mas de 80 % de mi exceso de peso dentro de 1 año.

Aunque pensaba que el manga  gástrica sería mi solución mágica, mi médico me explicó que necesitaría otras intervenciones despues de un tiempo. Y así fue, pues a razón de perder casi 48 kilogramos de sobrepeso, la piel del abdomen, brazos y muslos quedó muy flácida y estirada.

Así que me decidí por una abdominoplastia para deshacerme del exceso de piel y grasa y para que los músculos quedaran tensos y en su lugar nuevamente. También me sometí a un levantamiento de brazos para deshacerme de la piel laxa en la parte superior de los mismos, definir su forma y mejorar su apariencia, detalles que no pueden ser corregidos con ejercicio.

Por qué escogiste Reyap?

La mayoría de las clínicas te asesoran, te realizan el tratamiento  y a los 2 meses se olvidan de ti, pero Reyap ofrece un seguimiento personalizado. Además, el procedimiento bariátrico fue bastante rápido y pude volver a casa misma semana, me sentí muy cómoda durante todo el proceso porque el equipo médico se portó de maravilla.

Casi no sentía mucho dolor cuanto a la cirugia  y no me molestaba en realizar mis actividades rutinarias, a la semana de la cirugía ya me sentia recuperada y  había rebajado 4 kilogramos , me sentía más liviana y motivada a realizar más actividad física, alternada con mi trabajo desde casa.

En cuanto a las cirugías cosméticas, fue maravilloso ver como la piel alrededor de mi abdomen y brazos ya no colgaba y estaba tersa. Mi cintura vuelve a estar definida y toda la zona del tronco es proporcional y torneado, incluso mucho más que cuando era joven.

Totalmente recomendados, desde que visité la clínica por primera vez, supe que había tomado la decisión correcta y la confío a todos aquellos que quieran mejorar su vida a partir de su aspecto.